Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Somos o nos hacemos?

Visto los guarismos últimos de la Justa Eleccionaria del Partido Liberal Radical Autentico (P.L.R.A), y atendiendo la juventud de los electos, la pregunta que antecede no podría estar mejor. ÑANDE PIKO HA`E, TEA PIKO JAJEJAPONTE.
¿Somos o nos hacemos?
Porque empotrar a la mafia, y peor, a la mafia joven es vergonzante, humillante, llamativa, dolorosa; pues ufanarse de ser joven no cabe, si a ese joven no lo sustenta una existencia plena de valores (altruismo, solidaridad, honestidad, etc, etc..)
De hecho que hay en este grupo ¿ganador? personas alas que cuestionar un pasado límpido seria imposible.
¿Pero el presente?: ¿Como es posible otorgar nuestro voto, nuestra confianza a personeros del descreimiento y las triquiñuelas?
Devotos del dinero por el que hipotecan lo mas sagrado que poseemos después de nuestra propia vida. Nuestro apellido.
Joven es sinónimo de Revolucionario, de Idealista. Adoradores de lo crematístico, creman sus nombres en la indignidad y la soberbia que da la conducta errática.
Que lejos están, para ellos, aquellos sueños de radicales cambios, compartidos en tiempos idos.
Desde mi soledad, escribo, dirán los que renunciaron a seguir el camino que lleva inexorablemente a nuestra profunda y cierta liberación.
Si, desde esta soledad, pero soñando siempre aquellos sueños para ellos perimidos, superados.
Aprendices de facinerosos se yerguen como límpidas potencialidades políticas con el aval de un engañado pueblo.
Porque ¿Acaso se desconocen las tropelías de tan selecto grupo de crápulas?
¿Acaso aquellos que hoy confían en estos bucaneros, no sentirán mañana el estigma de haber colocado a cuervos hambrientos en lugares decisivos?

¡Pobre mi padre querido! (Tan liberal él y tan decente)

¡Pobre glorioso Partido Liberal!

¡Viva la Patria!

Final del laberinto

Quisiera interpretar los símbolos
Rondar el nihilismo
A lo cerrado darle la justa medida del destino
(intérprete, hermenéutica), pero seguir creyendo

no ser simple habitante, y tan de paso
quisiera poder saber qué busco
y no ser menos ni más
tan sólo conjurarme con lo justo
ser intención, sentido, ser referencia
a lo concreto ponerle fantasía
a la ilusión, espacio y tiempo.

Si yo pudiera decidir
Y ser yo mismo
Y que los otros puedan ser
Sin mis designios
Estrictamente yo
Estrictamente ellos
Y en esta insensatez del final del laberinto
Todos juntos.

Como el vino, Che Guevara

Como el buen vino
Pletórico de luz, más con los años
Y tan definitivo
Acometiendo con recuerdos, incontenible
Dilucidando nuestra suerte
Con ese corazón tan clandestino

Qué te sustenta che?
Qué te hace invicto?
Por qué nos basta tu sonrisa con quien no pudo ni la muerte?
A bocajarro tu mirada
Que nos devuelve el infinito
A quemarropas tu ternura
Engrandecida como antaño

Impredecible y tierno y tan duro
Escándalo y transgresor
Hay velan tu sueño Ernesto
Los viejos dueños de nada
Acaso nada es tener?…dirías, tú Che Guevara
Teniendo así el corazón
De gente de pueblo en el alma

Que te agiganta, galeno, que el tiempo
En ti todo plasma?

Algún día

Tendré la potestad de la selva entre mis dedos
Y la escaldada fragancia de la pólvora
Ya las estrellas no estarán muy lejos
Y a la congoja
Le habremos puesto un balazo en cada ojo
Y los ladrones ya se habrán ido a la puta
No a la de la esquina
Ni a la del burdel aquel, el más cercano
(no al invento de ellos)
Sino a la puta
A aquel sendero, aquella ruta
Ese camino inexorable que les queda
Después de haber burlado
Así
A este pueblo

Algún día
Ahorcaremos a un montón
No importa cuántos (eso no importa)
Y fungiremos a un poeta
O a un decente ( eso sí importa)
Algún día

Alas para el largo vuelo

Cargando tu ideal
Con tanta fatiga
Mirando el infinito
Se te fue la vida

Resplandor de fuego fuiste
Aroma de amanecer
Canto de grillo

Así como tus lágrimas
Abonaron a mis días
Fue tu sonrisa
Refugio para el alma mía

Pagaron con soledad
Quizá a tus desvelos
No saben que en soledad
Y en el silencio, mi querido viejo,
Habitan los duendes
Y las melodías mejores
Y que en esas melodías
Remontaste el vuelo.

Absolución

A ustedes mujeres detenidas
Por la huelga de cocinas apagadas
Por el pecado inconfesable de las ollas vacías
Reprobable y brutal acción
De los estómagos sin nada
Peligrosas hijas del desamparo
Por invasora de la ajeno
Acuso

A quienes ni las noches pertenecen,
Ni los eriales
Y hollar pretenden
Los territorios de los eternos inventores de los males
Necias mujeres!
Las condeno

A seguir siendo
Sostenedoras apenas del silencio
Amantes apacibles de sus hombres y quebrantos
Trueno de sal
Guitarra y canto
Y así ganar y muy silente
Un anticipo del infierno

Mujeres persistid
Mujeres no escuchéis
Yo Juan Pueblo las absuelvo

Elección

Me dieron a elegir

La palabra mejor.

Pense en “Amor” – “Nido”

“Cielo” – “Dios”.

Mi ingrato pensamiento

Vagó por los equívocos caminos.

El nombre que buscaba

Estaba en vos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.